Financiarse con bonos será más difícil en 2015

Financiarse con bonos será más difícil en 2015

Posted by

Los empresarios colombianos que tienen planeado financiarse en el mercado de capitales con la emisión de bonos no la tendrán fácil este año, debido a la volatilidad que reinará en los mercados.

Las mayores necesidades del Gobierno, por el desplome del precio del petróleo, ejercerán una dura presión sobre las tasas del mercado, por lo que salir a buscar recursos resultará más costoso para todos.

Es lo que prevén algunos analistas, para quienes el panorama podría ser más favorable en la segunda mitad de año, entre otras razones, si el Banco de la República reduce su tasa de intervención con el fin de incentivar el crecimiento económico.

Felipe Campos, gerente de Estrategia de Inversión de Alianza Valores, cree que este año puede ser complicado para nuevas emisiones de deuda privada.

En su opinión, “en el primer semestre del 2015 habrá mucha volatilidad debido a eventos mundiales que afectarán el dólar, las tasas de interés y el apetito por activos emergentes”.

Aspectos como la primera alza de tasas del banco central de Estados Unidos (FED), los estímulos económicos anunciados por el Banco Central Europeo y los precios mínimos a los que puede llegar el barril de crudo mantendrán agitados los mercados y les complicarán la vida a las empresas que busquen financiación en ese escenario.

El año pasado los empresarios consiguieron, con emisiones de bonos y otros papeles, poco más de 10 billones de pesos, aunque los inversionistas estuvieron dispuestos a ‘comprar’ el doble de ese monto.

En los últimos tres años ese ha sido el promedio. Solo en el 2010, las emisiones de deuda privada alcanzaron cerca de 14 billones de pesos, según datos de la Bolsa de Valores de Colombia.

Pero ¿habrá algún momento, este año, en el que sea más conveniente emitir si las necesidades de recursos apremian?
Juan David Ballén, estratega de Renta Fija de la firma Casa de Bolsa, dice que “cada periodo tendrá condiciones especiales. Durante el primer semestre, el apetito de los inversionistas recae sobre los títulos indexados al IPC, debido a que la inflación se verá presionada al alza por la devaluación e impactos negativos del fenómeno del Niño. En el segundo, sería más llamativa la tasa fija, teniendo en cuenta que existe la posibilidad de que el Banco de la República disminuya tasas de interés para incentivar el crecimiento económico”.

Para Felipe García, vicepresidente de Mercado de Capitales de Credicorp Capital, las condiciones han venido cambiando en los últimos meses.

“La perspectiva para la renta fija no era muy alentadora hace dos meses. Sin embargo, el entorno ha mejorado levemente; creemos que las condiciones son buenas para salir a emitir (deuda), porque hay alta liquidez, local y global; tasas más bajas que hace dos meses, expectativas de baja de tasas del Banco de la República en el segundo semestre y un movimiento al alza de la renta fija global”, explica.

Algunos emisores, como Bancamía, ya probaron suerte este año. El banco salió con una emisión de bonos por 100.000 millones de pesos el 6 de enero, que adquirió en su totalidad la Corporación Financiera Internacional (IFC). La Organización Terpel fue autorizada por la Superfinanciera para inscribir en el mercado su emisión de 700.000 millones, y Promigás tramita una por 1,2 billones.

“Es importante tener en cuenta que muchos de los emisores que tenían planeado colocar bonos en el primer semestre de este año realizaron su prefinanciamiento hacia el final del 2014. Pero si el Emisor reduce su tasa por la desaceleración de la economía y la inflación retorna al 3 por ciento en el segundo semestre del año, probablemente los emisores puedan financiarse a corto plazo con una tasa baja”, dice Felipe Campos, de Alianza Valores.

Emisiones estarán en el promedio de los últimos dos años

Se estima que este no será el año ideal para los bonos corporativos. El volumen de emisiones estará en los 10 billones de pesos.

“Podríamos estar en los promedios de los últimos dos años. Hay que tener en cuenta los vencimientos para el 2015, que serán un poco superiores a los del 2014, dice Felipe García, de Credicorp Capital.

Para Campos, de Alianza Valores, las condiciones del 2014 eran mejores en términos de tasas y este año, a medida que se deteriore el riesgo país, el costo de financiación subirá más a largo que a corto plazo.