Tasas de interés seguirán estables durante el 2015

Tasas de interés seguirán estables durante el 2015

Posted by

Con unas tasas de interés un punto porcentual por debajo de las observadas a comienzos del 2014, una alta probabilidad de que se mantengan así durante el primer semestre del año y luego se reduzcan un poco más en la segunda parte del 2015, el panorama en materia del costo del crédito luce alentador, en especial, paraaquellas personas y empresas que tienen entre sus planes proyectos y requieren financiación para sacarlos adelante.

Hasta el pasado 9 de enero, tomar un crédito de consumo con un banco costaba en promedio 17,64 por ciento; utilizar la tarjeta de crédito, 27,7 por ciento, mientras que para adquirir vivienda la tasa de interés rondaba el 11,96 por ciento, en los tres casos, un punto porcentual más económico de lo que fue endeudarse un año atrás, según el más reciente reporte de la Superintendencia Financiera sobre la materia.

Las probabilidades de que ese nivel de los intereses se incremente en el corto plazo son bajas, pues en opinión de los banqueros y de algunos analistas económicos, el mercado ya asimiló una parte importante del alza de las tasas que aplicó el Banco de la República el año pasado.

“Se podrían presentar aumentos marginales adicionales en el primer trimestre del año en las tasas del mercado”, dice Juana Téllez, economista jefe de BBVA Colombia, aunque considera que esto se podría notar más por el lado de la cartera comercial, en la medida en que el costo de ese crédito se irá ajustando al ritmo de la DTF, uno de los principales referentes del mercado.

Aunque los banqueros sostienen que el sistema tiene la liquidez suficiente para responder ante una mayor demanda de crédito este año, hay quienes creen que las perspectivas frente a un menor crecimiento de la economía en el 2015 podría frenar el interés de las personas por acudir a la banca por nuevos préstamos.

“Las altas tasas de migración interna hacia grandes ciudades y la expansión de la clase media generaron una demanda considerable por hipotecas y créditos de consumo durante esta década. FitchRatings espera que este segmento mantenga su solidez en 2015, pero que se desacelere por presiones al alza sobre las tasas de interés y un menor crecimiento económico”, señala la firma calificadora en su más reciente informe sobre perspectivas de los bancos de la región andina en 2015.

Los créditos de consumo en Colombia crecen a una tasa real del 9,22 por ciento; los de vivienda, al 14,5 por ciento; el microcrédito, al 7,25 y los empresariales, al 10,3 por ciento, según la Superfinanciera.

Santiago Perdomo Maldonado, presidente de Multibanca Colpatria, es de los que dice que este año las entidades mantendrán “una buena oferta de crédito en todas las modalidades, con tasas relativamente estables y similares a las del año pasado”.

Pero advierte que, de presentarse un incremento en el costo de los préstamos, las personas lo sentirán primero en el endeudamiento que realizan a través de sus tarjetas de crédito, aunque esto solo se daría en circunstancias un tanto extremas.

Escenario lejano

Un aumento en la demanda del crédito, como consecuencia del crecimiento en el consumo de los hogares, la disparada del producto interno bruto (PIB), un incremento en la tasa del Banco de la República y el desbordamiento de la inflación más allá de la meta prevista por la autoridad monetaria se cuentan entre esos factores que llevarían a elevar el costo de los préstamos en Colombia, dice Perdomo Maldonado, aunque cree que estos están hoy lejanos.

La buena noticia para quienes requieren de financiación este año no solo es esa, sino que habrá recursos suficientes para atender esas necesidades, con tasas por lo menos relativamente estables.

Santiago Castro Gómez, presidente de la Asociación Bancaria y de Entidades Financieras de Colombia (Asobancaria), cree que de cualquier forma el costo del crédito en el país seguirá condicionado a las decisiones que adopte el Banco de la República para conseguir que la meta de inflación de 3 por ciento se cumpla este año y se mantenga en ese nivel.

“De mantenerse la pausa monetaria durante todo el año, escenario en el que la tasa de intervención cerraría en 4,5 por ciento, podrían esperarse algunos incrementos moderados en las tasas de algunas modalidades de crédito en la primera parte del año, quizás con presiones moderadas en microcrédito y consumo. Pero esos incrementos serían transitorios y encontrarían un espacio de reducción hacia el segundo semestre de 2015”, advierte.

Los banqueros esperan, no obstante, que el margen de intermediación, esto es, la diferencia entre las tasas a las que prestan las entidades los recursos y las que pagan a las personas por sus depósitos (ahorro), mantenga la tendencia decreciente que ha venido mostrando en los últimos años y que las ha llevado a niveles de 7 por ciento frente al 10 por ciento y más de años anteriores.

“El menor margen de intermediación ha sido resultado no solo de la mayor competencia en el sistema bancario sino de las ganancias en eficiencia. Este hecho ratifica y continuará señalando el constante compromiso de la banca para dinamizar la inclusión financiera”, dice el vocero gremial